Domingos de películas y urnas…

Decidir a quién votar es demasiado fácil si lo comparas con las verdaderas decisiones que nos plantea la vida. Una mierda de reflexión esta, la mía. Solo quería contaros de alguna manera que hoy lloré viendo una peli y eso difícilmente me puede pasar viendo quien c****** sale hoy de presidente. Los grandes cambios son inesperados y los envuelve un halo de locura e incertidumbre, no podemos decidirlos mediante un par de sobres y una triste urna desempolvada para la ocasión.

Así que una vez que hayáis “decidido”, os queda día para ver esta bonita y triste película.

 

“Me llamo Hazel. Augustus Waters fue el fugaz gran amor de mi vida. La nuestra fue una historia de amor épica, y no profundizaré más en el tema para no hundirme en un mar de lágrimas. Gus lo sabía. Gus lo sabe. No voy a contarles nuestra historia de amor porque, como todas las historias de amor reales, morirá con nosotros, como debe ser. Esperaba que él me hiciera un discurso fúnebre a mí, porque nadie podría habérmelo hecho mejor… No puedo hablar de nuestra historia de amor, así que hablaré de matemáticas. No soy matemática, pero de algo estoy segura: entre el 0 y el 1 hay infinitos números. Están el 0.1, el 0.2, el 0.112 y toda una infinita colección de otros números. Por supuesto, entre el 0 y el 2 también hay una serie de números infinita, pero mayor, y entre el 0 y un millón. Hay infinitos más grandes que otros. Nos lo enseñó un escritor que nos gustaba. En estos días, a menudo siento que me fastidia que mi serie infinita sea tan breve. Quiero más números de los que seguramente obtendré, y quiero más números para Augustus de los que obtuvo. Pero, Gus, amor mío, no puedo expresar lo mucho que te agradezco nuestro pequeño infinito. No lo cambiaría por el mundo entero. Me has dado una eternidad en esos días contados, y te doy las gracias.”

Hazel Grace Lancaster (John Green, Bajo la misma estrella)